Más de 5 millones de turistas recorrieron la Argentina durante las vacaciones de invierno, según datos del Observatorio Argentino de Turismo. Se trata de una cifra un 10% superior a la correspondiente al invierno de 2019, el último de prepandemia.

Los mejores niveles de ocupación se dieron en las provincias de Jujuy, Salta, Catamarca, Santiago del Estero y Mendoza; y en las ciudades de Iguazú, Bariloche, San Martín de los Andes, Carlos Paz y Tandil.

El saldo parcial de la temporada invernal incluye el arribo de 420.000 turistas extranjeros que según los datos del Observatorio llevan gastados USD 344 millones. Más aún, se espera que el turismo receptivo alcance un millón de personas en todo el invierno, con un notable influjo de turistas brasileños.

“Como sucedió con la temporada de verano, en los fines de semana largos de Carnaval, de Semana Santa y el último de junio, volvimos a superar las cifras de movimiento turístico de la prepandemia. Ya no es recuperación, es crecimiento del turismo en todo el país”, dijo Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes.

“Con los destinos consolidados llenos, muchos destinos emergentes en niveles de ocupación muy altos, una recuperación muy marcada del turismo receptivo y un aumento considerable del gasto promedio de los turistas, esta gran temporada de invierno va a seguir empujando al turismo como uno de los principales motores en la generación de empleo en todas las provincias de la Argentina como viene siendo durante todo este año”, dijo el funcionario.

También Gustavo Hani, presidente de la Cámara Argentina de Turismo, celebró la “gran temporada de invierno” en la que –dijo- se están superando incluso las expectativas en muchos de los destinos invernales tradicionales.

“Esto no solo es una gran noticia para nuestra industria, que necesita seguir fortaleciéndose, sino que demuestra que el turismo es sinónimo de impulso económico y trabajo en cada rincón de nuestro país. Vale destacar, además, el crecimiento del turismo receptivo y lo que esto implica en términos de ingresos de divisas e impacto en la economía”.

A su vez, según un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) precisó que el movimiento de turistas y excursionistas (referido al de movimientos de fin de semana, a destinos de cercanía) fue 20,7% al del invierno pasado, con un total de 5,2 millones de turistas y 11 millones de excursionistas.

Estos registros, dice un informe de CAME, se debieron en parte al retorno de las Fiestas y el turismo internacional. El gasto promedio diario tuvo un fuerte salto, a $5.830, por efecto de la inflación, los visitante extranjero, los viajes de mayor distancia y el regreso de las celebraciones. De hecho, a precios constantes (esto es, descontada la inflación) el movimiento económico fue 102% superior al del invierno 2021. La estadía media aumentó 5,3% y el desembolso promedio 53,8 por ciento.

Principales destinos

Turismo: más de 5 millones de personas viajaron durante las vacaciones de invierno

Bariloche: 95% de ocupación en una plaza con 31.000 camas hoteleras. El movimiento turístico fue 15% superior al del invierno de 2019. Con 30 vuelos diarios promedio, la localidad rionegrina es el destino del interior con mayor conectividad.

-Ushuaia: Registró una ocupación promedio del 85% de las más de 6.000 plazas disponibles.

-Tandil: Con un promedio del 86%, fue el destino con mayor nivel de ocupación de la provincia de Buenos Aires, recuperando también los niveles de prepandemia.

-Iguazú: Fuerte recuperación del turismo brasileño y 93% de ocupación promedio que situaron esta temporada 12% por arriba de los del invierno 2019.

-Mendoza: Más de 250.000 visitantes y 95% de ocupación promedio en lo que va de julio, con ocupación plena en los circuitos clásicos como Malargüe, Potrerillos, Valle de Uco, Uspallata y la ciudad de Mendoza. En los centros de esquí, la ocupación esquiador-día superó en 25% la del invierno de hace tres años.

-Puerto Madryn: Con 80% promedio de ocupación, la temporada superó en nada menos que 50% los niveles de prepandemia.

-La Rioja: Un influjo de 31.000 turistas determinaron un 83% de promedio de ocupación, un astronómico 82% más que en la prepandemia, con gran aporte del Parque Nacional Talampaya, lleno al 100% casi todos los días

-Carlos Paz: Ocupación superior al 80% promedio todo julio, 32% por sobre los números de la prepandemia.

-Entre Ríos: Unos 700.000 visitantes movieron más de $4.000 millones y determinaron un promedio general de ocupación hotelera del 80% y picos de 95% los fines de semana. Esto es 30% más que el invierno 2021 y 15 % comparado al receso invernal de 2019.

-Otros destinos: Chaco, gracias a la Bienal Internacional de Escultura y Catamarca, con la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho, tuvieron ocupación casi total, y Mar del Plata recibió en julio a 500.0000 turistas, un 70% de ocupación, también superior al invierno 2019.

En estos resultados fue decisiva la participación de Aerolíneas Argentinas, que transportó unos 600.000 pasajeros, con vuelos llenos a destinos como Bariloche, Mendoza, Ushuaia y El Calafate. Para la temporada invernal, la compañía aérea de bandera dispuso vuelos entre San Pablo (Brasil) y Salta, Tucumán, Córdoba, El Calafate, Ushuaia, Bariloche y San Martin de los Andes, en coordinación con sus operaciones entre Buenos Aires y San Pablo, Rio de Janeiro, Brasilia, Curitiba, Porto Alegre y Salvador de Bahía, lo que potenció la llegada de turistas brasileños, principal motor de la recuperación del turismo receptivo.