Especiales Willmanco | laguna Willmanco | Esquel

La verdadera historia de Laguna Willmanco, mitos y verdades

Todo esquelense conoce la famosa Laguna Willmanco, lugar de encuentro y recreación. Allí vivió William J. Roberts, conocido como ¨Will, el manco¨.

La Laguna Willmanco es un gran espejo de agua que se encuentra a tan solo 5 km de la ciudad de Esquel. En cualquier época del año es visitada por cientos de personas, que disfrutan del esplendoroso paisaje al pie del Cerro 21.

La laguna lleva el nombre del galés William Roberts, quien vino al Continente Americano en busca de una mejor vida y terminó afincándose en la ciudad cordillerana donde formó su familia y pasó sus últimos días.

El legendario Willmanco es mencionado por muchos vecinos locales, pero no todos saben la verdadera historia que hay detrás.

EQSnotas.com dialogó con Sandra Soto, nieta de William, quien se encargó junto a su familia de rememorar el nombre de su abuelo. La descendiente galesa conserva numerosas fotografías y recortes periodísticos que le ayudaron a construir la historia de su abuelo William.

Sandra Soto mantiene vivas las raíces de su familia paterna, visitó el pueblo donde se crió su abuelo, estudió galés y participa frecuentemente de eventos de la iglesia galesa que se encuentra en Esquel.

Sandra Soto
Árbol genealógico: Familia Roberts

Árbol genealógico: Familia Roberts

EQS: -¿Dónde nació tu abuelo?

En el norte de Gales. El 11 de octubre de 1867 nacía William, el séptimo hijo de John Roberts y Mary Pugh. En su infancia, mis abuelos maternos le alquilaban una chacra a terratenientes ingleses para trabajar la tierra y tener un lugar donde vivir, pero cuando no les alcanzaba el dinero tenían que ir a trabajar a la mina de carbón. Era una vida muy sacrificada.

-¿Cuándo decidió William irse a Sudamérica?

En el año 1886 cuando mi abuelo tenía 19 años, decidió aventurarse y seguir los pasos de dos de sus hermanos, David y Benjamín. Salió de Gales rumbo a Sudamérica, con los primeros colonos en La Mimosa, escapando del dominio inglés.

Después de navegar varios meses llegaron al puerto de Buenos Aires, sin saber el idioma, pero a las pocas semanas aprendió el oficio de foguista en los trenes ingleses y conoció a un ingeniero que lo motivó a trabajar en las minas de Perú y Bolivia.

En sus pasos por la mina de Potosí mi abuelo se cayó en un pozo donde permaneció dos días seguidos, y cómo consecuencia perdió el brazo derecho. Por el trágico accidente, debió permanecer un año internado. Después de recuperarse, salió rumbo a la Patagonia para reencontrarse con sus hermanos David, Benjamín y su hermana Ellin.

Sandra Soto
Will junto a sus dos hijas

Will junto a sus dos hijas

-¿Qué anécdotas recordás del paso de tu abuelo en la Laguna Willmanco?

Aún conservo numerosos tesoros en el baúl de los recuerdos. En principal recuerdo lo que me comentó mi abuela sobre la llegada de Will a nuestros pagos. Una vez que llegó a Esquel , observó que la mayoría de las tierras estaban ocupadas, fue por eso que el joven galés decidió instalarse a las afueras de la ciudad al pie del Cerro 21, en ese entonces llamado Cerro Azul.

“Mi abuelo eligió la pequeña pradera junto a la ruta que tenía un gran espejo de agua al cual hoy se lo conoce como el apodo que recibió al llegar : Will Manco“ “Mi abuelo eligió la pequeña pradera junto a la ruta que tenía un gran espejo de agua al cual hoy se lo conoce como el apodo que recibió al llegar : Will Manco“

Antiguamente, los inviernos eran muy crudos y las nevadas más intensas, pero eso no asustó a mi abuelo. Construyó su casa, corrales para sus animales, sembró el campo y fue cosechando poco a poco.

Sandra Soto
Elisa

Elisa "dulcecita" Cadagan

- ¿Cómo estaba conformada la familia en ese entonces?

En esos años, era habitual que William viajara a Cholila para comprar hacienda. En uno de esos viajes conoció a la que iba a ser su esposa, mi abuela, Elisa Cadagan, a la que llamó “dulcecita”.

Mis abuelos no se separaron desde el día en que se vieron. Volvieron juntos a la Laguna y en el año 1900 se casaron, comenzaron una vida de mucho trabajo y también tuvieron muchos hijos : Elena, Tito, Matilde, Vincent, Lloyd, Holdich, Olwen. En conjunto con ellos, construyeron el canal para riego que trajeron desde el Cañadón de los Bandidos.

Además de sembrar y ordeñar vacas en familia, Elisa iba con el sulky hacia la ciudad para vender manteca y quesos. En ese entonces llegaron más hijos: Nelma, Ivon, Séptimo, Delta, Ida y Mary.

Por otro lado, Will tenía un fiel acompañante que lo ayudaba en las tareas pesadas del campo, un mapuche lo acompañó porque él no podía realizar trabajos de fuerza con un solo brazo.

En esa época habían tensiones dentro de la familia Roberts, ya que no aceptaban que Elisa fuera chilena y que no hablará galés, por esa razón se fueron alejando de la colectividad galesa.

Sandra Soto
Elisa junto a uno de sus hijos

Elisa junto a uno de sus hijos

-¿En qué año el Ejército Argentino se instaló en la Laguna?

En el año 1938 el Ejército Argentino expropió las tierras de Will y Elisa, para establecer un regimiento. Como respuesta, le dieron una legua en la zona del Nahuelpan, por la que tuvo que pagar. Recuerdo que íbamos con mi abuela a tierras fiscales a pagar el terreno que le habían dado a mi abuelo , él tenía mucha impotencia ya que no eran tierras que servían para sembrar, sino solo para criar ganado. Mi abuela me comentaba que William repetía que en ese desierto no podía sembrar, muy abatido por el nuevo paisaje con piedras y yuyos.

Sandra Soto
Acta de defunción William Roberts

Acta de defunción William Roberts

-¿Qué pasó en sus últimos años?

Luego que el ejército ocupara esas tierras Will se enfermó de cáncer y falleció en Buenos Aires en 1948, pero mi abuela continuó en Nahuelpan.

Mi mamá, hija de William y Elisa, volvió a la laguna cuando cumplió 80 años. Para ella fue muy movilizante, lloraba. Fue muy fuerte. Toda su historia está en la laguna. Muchas veces me contaba que salían de la chacra en un caballo para venir a la escuela 54, que antes estaba atrás de la escuela 24. Ahora hicieron el barrio ARCO, al pie de ese barrio antes se encontraba la escuela 54. Mi mamá con sus hermanos venían en el caballo, con nieve y muertos de hambre.

Las obras de Will siguen presentes en la laguna, ya que en ese entonces abrió un canal, el arroyo que cruza la Willmanco. Va por todo el pinar y aparece detrás del espejo de agua. Era para alimentar todo el campo de alfalfa y trigo que tenían ahí, donde actualmente hacen práctica de tiro los militares.

"A menudo aparece la duda entre los esquelenses sobre cómo se escribe el apellido, es Willmanco, no Willimanco. Para ellos elevamos con mi familia una nota a la municipalidad en el año 2010 para resolver este término. En los carteles que se encuentran allí no dice Will".

Sandra Soto. Historia de Willmanco