Especiales radio | Nacional | trabajadores

Nacional cumple 60 años: anécdotas de la radio que cambió la comunicación rural

Varios trabajadores cuentan anécdotas ocurridas a lo largo de los 60 años de Radio Nacional y recuerdan a sus compañeros que marcaron una época.

El sábado 25 de noviembre de 1961 comenzó a transmitir Radio Nacional Esquel (LRA9). Fue la segunda de la Patagonia, después de LRA10 Ushuaia. Es una emisora que provocó un antes y después en la región porque cambió la comunicación en la ruralidad.

Radio Nacional alcanza lugares a los que otros medios no llegan a través de su señal de AM 560 y se convirtió en algo más que compañía para muchas personas que no cuentan con otros medios a su disposición. Aún hoy, la cobertura de los celulares no llega a todos lados y la radio sigue siendo el medio de comunicación, en el sentido más exacto de esa definición. Porque a través de Radio Nacional Esquel, pobladores rurales se comunican con otros o con la ciudad, se avisan cosas importantes, se hacen encargos o simplemente dejan un mensaje para que sus conocidos sepan que están bien o que necesitan algo.

LRA9 cumple el próximo jueves 60 años y EQSnotas.com reunió relatos de diferentes trabajadores de la radio que resumen los diferentes costados de esta emisora. La importancia de la función social, que todos los trabajadores y las trabajadoras conocen desde el primer momento en el que pisan sus estudios, el espacio para divertirse y los compañeros que cada uno de ellos más recuerda.

Los mensajes a pobladores: “Lo más importante de la radio”

Chori Carrizo.jpg

Oscar ‘Chori’ Carrizo entró a la radio en 1980 luego de que falleciera su papá, que era trabajador de la planta transmisora. En aquel momento, por el convenio le correspondía al hijo ingresar si fallecía el padre. Sus primeros años fueron como ayudante de operador en la planta.

El ‘Chori’ lleva 42 años en Radio Nacional y ahora está a poco tiempo de jubilarse como operador en los estudios, donde trabajó durante 35 años. A lo largo de todo este tiempo, siempre tuvo en claro algo: “El servicio tiene que estar, para mí sigue siendo lo más importante”.

Varios en Sala de operadores Radio Nacional.jpg

En este sentido, recuerda que en los 90 en una oportunidad la Cooperativa les cortó la energía eléctrica “por falta de pago”. Los trabajadores sabían que pasara lo que pasara, la radio no podía parar y se las tuvieron que arreglar como pudieron: “De estudios salíamos con una consolita de exteriores, a pilas porque no teníamos grupo electrógeno. Mandábamos Buenos Aires a planta transmisora y con la consolita de exteriores hacíamos los mensajes al poblador. Estuvimos así un mes y pico hasta que se solucionó el problema”.

Todo es importante en los mensajes y quienes trabajan en la locución también tienen que familiarizarse con el lenguaje que se utiliza en la ruralidad. Sobre esto, Adelia Ocampo, una de las voces icónicas de Radio Nacional, cuenta: “Teníamos una hermana, una monja —María Cristina— que vivía en Gualjaina. Era nuestra maestra en la radio, la escuchaba desde que se levantaba hasta que terminaba el día. Nos enseñaba, y nos llamaba por teléfono. Pedía hablar conmigo, ‘mirá querida vos hoy dijiste que ‹hay probabilidad de precipitaciones› y a mis paisanos no les sirve eso. Decí que está por llover, porque ellos no saben qué ponerse y van atrás en la camioneta’. Ahí te das cuenta la sencillez del lenguaje, cómo llegar porque el tema es comunicarte y no cambiar el sentido”.

Adelia Ocampo Raul Carello.jpg

Raúl Carello va a cumplir 25 años en la radio dentro de poco tiempo: empezó a trabajar el 1 de diciembre de 1996 y con Adelia formaron una dupla muy recordada. En los mensajes, era muy común que la gente pidiera “los vicios”, refiriéndose a comida.

Sobre esto, Raúl recuerda entre risas: “Yo no estaba muy familiarizado con el lenguaje de mensajes a pobladores y ponían muchos diciéndole a tal persona que manden los vicios. Me resultaba un poco inquietante como mensaje y elegía no leerlos. Así que dejé a varios paisanos sin comida durante algún tiempo me parece”.

Rubén ‘Menen’ Fernández entró a la radio el 20 de agosto de 1990 a sus 20 años, aunque desde los 15 ya era colaborador. “Lo más importante es el rol social que tiene. Es parte vital de la historia de Esquel y la región. En 1961, la apertura de la radio, cuentan familiares, amigos, fue un hecho significativo. Era la primera radio y marcaba un hito de comunicación, de relaciones sociales y un montón de cuestiones que marcaron una impronta distinta a Esquel y la zona”, considera. Agrega que “la radio es la vida misma de esa gente, nacieron con la radio, viven con la radio y hasta su último día estarán con la radio”.

Orlo Giorgia, tan grande como querido

orlo.jfif

Félix Baliente confiesa que llegó a Radio Nacional sin proponérselo: “Nunca me imaginé hacer locución, yo había hecho algunos trabajos en forma particular, siempre relacionado con la música. Pareciera ser que a alguien le interesó lo que yo hacía y me invitó a ser locutor”. Lo confirmaron en 1977: “Encontré el lugar en el mundo, a mi la locución me causa placer”.

Recuerda a compañeros como Alicia Alaiza, una de las que estuvo en el año 1961 cuando se inauguró la radio, Marilú Aguirre, Silvia Fattori, Adelia Ocampo, Afredo Aires, “Cacho” Sastre, Ernesto Capart, Hugo Rodríguez o “el Negro” Casas. Pero resalta que “el personaje de la radio en todos esos años fue Orlo Giorgia. Yo lo conozco mucho porque tuvimos muchos años de trabajo juntos, hinchas los dos de Boca, nos gustaba mucho el deporte”. “Puso el alma, su vida, fue operador, conductor de programas deportivos, salíamos de Esquel en ‘la tijereta’ -el viejo móvil de la radio- a transmitir deportes y fiestas populares”, dice Félix.

Adelia, Orlo, Menen, torta con tijereta.jpeg

“El mundo de la radio es proclive a bromas, chistes. A veces el locutor se sonríe leyendo mensajes al poblador porque se imagina cosas”, subraya el locutor. En esto de las bromas, Orlo era especial: “Siempre estaba preparando cosas para hacerte caer”. Baliente rememora en diálogo con EQSnotas.com una vez que le tocó ser ‘víctima’ del humor de Orlo Giorgia:

Félix Baliente: anécdota con Orlo leyendo mensajes

También en una transmisión de fútbol en Gaiman, no los dejaron usar la cabina de transmisión porque estaban reservadas para LU20. Por idea de Orlo, terminaron subiéndose a un camión para relatar el partido.

Félix Baliente: transmisión en Gaiman en un camión

‘Menen’ Fernández es otro que tiene grandes recuerdos y anécdotas con este histórico trabajador de Radio Nacional, al que define como “un loco lindo”.

Menen Fernández: el recuerdo de Orlo Giorgia

Al igual que Fernández, Félix guarda un gran recuerdo de Orlo y lamenta la forma en la que fue despedido de la radio, a poco tiempo de jubilarse:

Félix Baliente: el despido de Orlo y otros trabajadores en 1992

Anécdotas para todos los gustos

La radio está plagada de anécdotas. Algunas más graciosas, otras que rozan lo “surrealista”, como dice Raúl Carello de la que narró ante la pregunta de EQSnotas. Un día entró a la radio un hombre rodeado de perros con un pedido particular: dejar un mensaje al poblador para Trelew. El locutor estaba con un compañero, quien quiso explicarle al recién llegado que la radio no tenía alcance a esa localidad.

carello.jpg

Carello recuerda: “El hombre empezó a ponerse un tanto agresivo: ‘si le digo que me tome un mensaje para Trelew, usted me toma un mensaje para Trelew’. Yo le guiño un ojo, le digo tomáselo, saquémonos esto de encima, claramente se veía que era una persona que tenía las facultades mentales alteradas. Entonces, bueno, tal persona le pide a su primo que le mande 300 pesos. Ya se iba y este compañero mío pasándose de gentil dice ‘jefe, no me dijo dónde se lo tienen que mandar’. El hombre lo mira y le dice ‘¿Dónde me lo va a mandar? A salud mental del Hospital o no se da cuenta que yo estoy loco’”. “Me pareció un cierre maravilloso de esa anécdota entre muchas que tienen un costado gracioso en algún caso, algunas otras dolorosas. Son historias que se han repetido y uno ha vivido en la radio”, reflexiona el conductor de la primera mañana de Radio Nacional.

Las transmisiones deportivas, de las que participaron personalidades como Daniel Díaz o José Luis Lizurume, y de fiestas populares a las que solían ir muchas veces en ‘la tijereta’, un móvil hasta hoy recordado, fueron escenario de innumerables episodios inolvidables. Rubén ‘Menén’ Fernández relata que, en un viaje a El Maitén, la tierra del camino se filtraba en el histórico vehículo y convirtieron a un colega que iba con ellos, Andrés Beguiristain, en “un auténtico Papa Noel”:

Menen Fernández: cuando Andrés Beguiristain se convirtió en Papá Noel en la tijereta

Félix Baliente también recuerda un programa que la radio tenía, conducido por un cura de la Parroquia Católica de Trevelin. Cuenta que al párroco le gustaba hacer bromas y un día Orlo Giorgia usó su característica creatividad para hacerle creer que el segmento estaba saliendo al aire con “un rock furioso”.

Félix Baliente: rock en la apertura de un programa católico

María Virginia Odriozola, Alicia Alaiza, Marilú Aguirre o Guillermo Courvoisier son otros de los trabajadores icónicos de la emisora que aparecen con frecuencia en las páginas principales de los recuerdos de quienes compartieron con ellos.

60 años de historias

WhatsApp Image 2021-11-17 at 18.35.19.jpeg

La llegada de Radio Nacional a sus oyentes es algo que todos sus trabajadores suelen destacar. “Cuando fue lo del volcán, o las inundaciones en Cushamen, yo sentí que no tenía miedo, que desde la radio podíamos salvar situaciones de personas aisladas o con cualquier necesidad”, destacó tiempo atrás en diálogo con EQSnotas.com Adelia Ocampo.

Son muchas las situaciones en que los oyentes mostraron su emoción por ver en persona y ponerle cara a las voces que escuchan todos los días. Adelia resaltó “el amor que tiene la gente por tu voz y cómo después va a la radio a conocerte”.

Félix Baliente, que fue empleado de la emisora hasta 2010, a pesar de dejarla 12 años para trabajar en el área de Cultura, remarca: “Mi fuente de trabajo principal por lo monetario y por lo que significó en mi vida fue Radio Nacional”. Y ‘Menén’ Fernández, que también la dejó transitoriamente por la función pública, plantea: “Sigue siendo mi lugar y algún día voy a volver”.

Menen Fernández.jpeg

Radio Nacional sigue sin perder vigencia a pesar del avance de la tecnología, porque ni internet ni un teléfono celular tienen el mismo alcance que una radio pensada por sobre todas las cosas para llegar donde nada más llega. Hoy en día los oyentes se emocionan al recordar programas o locutores que ellos escuchaban hace 20, 30 o 40 años, porque de alguna manera, cada voz es un poco parte de sus familias.