Judiciales grooming | fotos | internet

Condenado por Grooming en Esquel: la víctima tenía 15 años

La sentencia se conoció este jueves después de realizado el primer juicio por grooming en los Tribunales de Esquel. La víctima tenía 14 años.

Este jueves se anunció la condena por el primer caso de grooming que llega a debate en la circunscripción judicial de Esquel. Se trata de un individuo de la región que fue condenado en Esquel a dos años y cuatro meses de prisión.

Hubo otros casos que finalizaron con diferentes soluciones procesales, pero esta vez se produjo la prueba ante el tribunal unipersonal para determinar los hechos y la responsabilidad.

La jueza del debate fue la Doctora Fernanda Révori en tanto por la Defensa Pública intervinieron las abogadas Paola Bagnato y Romina Azzolini.

El fiscal Carlos Richeri llevó adelante la acusación y sostuvo que entre marzo de 2016 y junio de 2018, una adolescente de 15 años fue contactada mediante mensajes de texto por el imputado, Daniel Oscar Calfueque. "Fue complejo demostrar la intención pero finalmente se logró" indicó el funcionario a EQSnotas.com

Durante los primeros contactos simuló ser un compañero de la escuela, mas adelante reveló su identidad. En esas comunicaciones le preguntó si tenía experiencia sexual, si tenía novio y la invitó a salir de paseo.

La insistencia no paraba y los mensajes eran incesantes, los investigadores encontraron entre 30 y 40 mensajes por día.

A mediados de 2017, se encontraron en la casa de la víctima y en ese contexto el imputado habría manoseado a la menor que por entonces tenía 14 años.

Qué es el grooming

El grooming es acoso sexual virtual y su principal objetivo es lograr un encuentro entre el acosador y la víctima, pero también obtener material audiovisual de índole sexual. Es un tipo de abuso sexual, cuya característica principal es que se vale de internet para contactar a la víctima y ganarse su confianza mediante el engaño.

El acosador crea un perfil falso en la red, usualmente cuenta con fotos y videos que empleará para ganar la confianza de la víctima. Procura obtener fotos, videos o información de niños, niñas o adolescentes. Información que luego utilizará para extorsionarlo.

Cómo prevenir

La mejor forma de prevenir, no es simplemente prohibir que los chicos hablen con desconocidos en las redes sociales, sino brindarles herramientas para que comprendan los riesgos que existen al compartir datos personales en la web y que conozcan las formas de prevenirlos.

Para los más chicos es recomendable indicarles que no hablen con extraños, sin embargo a partir de los 12 años, es mejor reforzar el diálogo, la confianza e inculcar una mirada crítica y reflexiva sobre sus actitudes en la web.

Qué reglas pueden ser útiles a la prevención

  • No dar información o fotos que si se exhibieran en público delante nuestro, nos avergonzaría. Todas las fotos que compartimos pueden de alguna manera salir del contexto en que la ubicamos y cuando está en internet es muy difícil de borrar y aparecerá en las búsquedas en internet en el momento en que la publiquen y en el futuro.
  • No usar cámara web si chatean con desconocidos (personas que no pertenecen a su círculo de confianza en la “vida real”)
  • Configurar y mantener la seguridad del equipo informático que utilicen. El Estado Argentino tiene un sitio web en el que explican con videos como puede llevarse a cabo esta configuración de seguridad en www.convosenlaweb.gob.ar
  • Usar contraseñas seguras
  • Usar configuraciones de seguridad en las redes y ser conscientes de que las fotos y datos volcados a internet pueden llegar a manos de desconocidos con malas intenciones. Tener en cuenta en la configuración de nuestras redes: armar subgrupos entre los contactos y elegir qué cosas ve cada grupo, determinar que podamos aceptar las etiquetas antes de que se publiquen en nuestros muros, bloquear a un perfil, entre otros.
  • Usar Nick, no nombres completos.

La seguridad de los niños y adolescentes en el uso de internet requiere del acompañamiento de los padres, que estos conozcan cómo prevenir, que dialoguen, que tengan presencia en la vida online de sus hijos y que confíen en ellos.

Qué hacer

Si detecta un posible caso de gooming, lo primero que debe hacer es hablar con el chico o chica víctima, sin avergonzarlo, sin culparlo. En segundo lugar busque ayuda. La decisión de realizar una denuncia penal parte del chico o chica que sufrió el abuso y de su familia. En caso de querer hacerla, será necesario guardar todas las pruebas necesarias: no borrar los mensajes, fotos compartidas, videos, etc.

Un equipo de profesionales acompañará el proceso para investigar al acosador y para asistir a la víctima a través del equipo del SAVD.

La denuncia es importante para detener el delito y para ayudar a otros chicos que pueden estar sufriendo el acoso. Los abusadores no suelen actuar sobre una única víctima, sino sobre varios chicos.